Pulsa «Intro» para saltar al contenido

La nafta podría subir hasta un 25% en febrero

El Gobierno evalúa descongelar el impuesto a los combustibles líquidos que no se actualiza desde julio de 2021. Podría reflejarse en un incremento del 11% al 25% en los surtidores desde el jueves.

El Gobierno de Javier Milei evalúa subir el impuesto a los combustibles líquidos (ICL) desde el jueves 3 de febrero, cuando vence el último decreto de prórroga que congeló el tributo en $27,6 desde octubre de 2022.

Un incremento del 100% podría impactar en una suba de precios del 25% en el surtidor, aunque otros actores del sector estiman que el ajuste rondará el 11%.

Con el objetivo de sumar recaudación y compensar el bloqueo de su reforma impositiva prevista en la ley ómnibus, la administración nacional evalúa descongelar el gravamen que no se actualiza desde julio de 2021, lo que habría generado un atraso acumulado del 377%.

Ante una suba fuerte de la inflación, el Gobierno de Alberto Fernández decidió congelarlo, algo que luego prorrogó Massa, a pocos días de la segunda vuelta electoral. Si Milei ahora decide subir el impuesto, se estima que sumaría medio punto a la inflación de enero.

Ahora, la expectativa en el sector es que haya un ajuste del impuesto a los combustibles líquidos y al dióxido de carbono, lo que podría reflejarse en un incremento del 11% al 25% en surtidores desde el jueves. Todo depende del análisis de los números que hacen los integrantes del sector petrolero.

En ese caso que la suba sea del 11%, el litro de nafta súper pasaría de $699 a $775 en la Ciudad de Buenos Aires, mientras el valor de la premium subiría de $862 a $956, en tanto en el interior el litro está más alto.

Sin embargo, desde el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF), se calculó que el incremento debería ser de 25% en el caso que se apunte a que el tributo recupere su valor real calculado en base a 2018, cuando se estableció el mecanismo de actualización por inflación. Eso haría ajustar al litro de la nafta en unos $175.

Cuando asumió, el Gobierno de Milei devaluó el 55% y “libreó precios”. Así, desde noviembre las naftas subieron un 140%. Ahora bien, como el combustible representa el 20% del costo de transporte y, a su vez, lleva implícito algo más de 50% de carga tributaria, lo que una suba del impuesto tendrá impacto en el boleto de colectivo.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tema Mission News de Compete Themes.