Press "Enter" to skip to content

“La medida es mala y el resultado será nulo o peor, porque la carne igual seguirá aumentando”

El gobierno impuso la apertura parcial de las exportaciones de carne y con prohibición de exportar siete cortes populares. Desde la Sociedad Rural criticaron la medida y apuntaron a bajar impuestos y fomentar la producción para que el precio baje.

El gobierno nacional dictaminó la apertura parcial de las exportaciones de carne, con un cupo del 50 por ciento, así como también la prohibición de exportación de siete cortes de carne populares hasta fin de año. El sistema de cuotificación rige hasta el 31 de agosto, pero de acuerdo al decreto publicado en el Boletín Oficial es prorrogable hasta el 31 de diciembre de 2021.

La Sociedad Rural de Exaltación de la Cruz, Campana y Zárate rechazó a través de un comunicado de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (CARBAP) dicha medida y la calificó de “perjudiciales” y “contrarias a los propósitos que se buscan”.

“El sector está muy enojado, porque es una medida que ya se tomó en el 2006, que pasó lo mismo. Se tomó una medida temporal, que duró como 10 años y eso provocó la pérdida de 12 a 14 millones de cabezas de ganado que repercutió luego en el precio. Cuando vos no tenes un determinado bien, no hay en el mercado, sube automáticamente el precio. Para que el precio baje, hay que tener abundancia de bienes para ofrecer”, explicó Fernando Boracchia, vicepresidente de la Sociedad Rural de Exaltación de la Cruz, Campana y Zárate a El Lugareño.

Asimismo destacó que en aquella oportunidad “se abandonaron campos, muchas familias dejaron de producir” por lo que “fue una muy mala medida”: “experiencia tenemos y no consideramos que sea lo mejor para el sector productivo de la carne. Se están viendo medidas, frigoríficos que suspenden gente, otros que están echándolas, otros que van a cerrar”.

Boracchia apuntó también a que el país está “quedando mal con el mundo”. “Cuando uno tiene clientes, es una cadena comercial que se ve afectada con esta medida. Es muy difícil revertir en el mundo la imagen de Argentina, un país poco previsible. Sobre todo con un alimento tan emblemático como la carne argentina, que en el mundo es palabra mayor, de una calidad superior, muy requerida. Si uno corta de la noche a la mañana, sin mucha explicación técnica, provocas que el comprador busque proveedores de alternativa porque si no, no puede abastecer a los clientes”, argumentó.

“La medida es mala y el resultado será nulo o peor, porque la carne igual seguirá aumentando”, vaticinó Boracchia.

Consultado por las medidas que podrían tomarse para que, efectivamente, el precio de la carne disminuya, Boracchia apuntó a la necesidad de bajar los impuestos y de fomentar la producción: “la carne que uno consume tiene como mínimo un 30 por ciento de impuestos, que los coloca el Estado. Lo que primero tenemos que hacer es bajar esa carga de impuestos sobre el precio de este producto que es tan importante para la dieta argentina, como la leche y el pan. Son productos de la dieta diaria, de la costumbre alimentaria. Segundo, hay que fomentar y facilitar su producción para que haya abundancia de oferta en el mercado”.

El vicepresidente de la Sociedad Rural finalizó la charla con nuestro medio afirmando que el sector no descarta tomar medidas, en caso de ser necesario, pare rechazar esta disposición.

“La Mesa de Enlace se está reuniendo con los gobernadores de las provincias más productivas del sector ganadero como Corrientes, Entre Ríos, Córdoba, La Pampa, Mendoza, todos se han manifestado en contra de la medida. Intentaremos nuevamente que el presidente reciba a la producción y si no es así, no descartaría medidas de fuerza más duras que la última que se hizo que duró 10 días”, cerró Fernando Boracchia.

Be First to Comment

    Deja una respuesta

    Mission News Theme by Compete Themes.